5 sept. 2009

Saramago, religión y estupidez



Saramago arremete una vez más contra la religión. Es que se le deben haber acabado los temas interesantes. Tal vez nunca los tuvo. Tal vez el único que le interesa sea la religión. Y tal vez, como es verdad, a la larga la religión sea efectivamente el único tema realmente interesante porque en él se disciernen todos los intereses, los buenos y los malos. En este caso concreto, Saramago parece moverse por un interés humanitario: liberar al mundo de las estupideces delirantes de la religión. Uno duda un poco dado que un hombre que dice no creer en Dios sería demasiado estúpido para querer librarnos de Él. Más huele a oportunismo. Sí, como suena, un oportunismo suicida en un hombre que se está muriendo, que ni ante su propia muerte retrocede en el culto a la vanidad. Bastante religioso este culto por cierto. Ojalá que la editorial que le publica y los lectores que lo alaban le puedan pagar el esfuerzo una vez que haya partido, y aunque él asegura que no será pronto, nunca se sabe. Para que el lector sepa de qué más o menos hablamos, algunas declaraciones del nobel luso:



“El Dios de los cristianos no es ese Jehová. Es más, los católicos no leen el Antiguo Testamento. Si los judíos reaccionan no me sorprenderé. Ya estoy habituado. Pero me resulta difícil comprender cómo el pueblo judío ha hecho del Antiguo Testamento su libro sagrado. Eso es un chorro de absurdos que un hombre solo sería incapaz de inventar. Fueron necesarias generaciones y generaciones para producir ese engendro”

¿Cómo sabe este señor que no lo leemos? ¿Será católico él? ¿Entenderá lo que lee? ¿El engendro no será un invento de su propia delirante cabeza?

“Dios, el demonio, el bien, el mal, todo eso está en nuestra cabeza, no en el cielo o en el infierno, que también inventamos. No nos damos cuenta de que, habiendo inventado a Dios, inmediatamente nos esclavizamos a él”

Y yo me pregunto ¿Por qué tendría que creer en esta opinión de Saramago? ¿Por qué lo dice él?

Como conclusión me queda el reconocimiento ya anodino de un recurso clásico del ateísmo intolerante: inventarse una religión estúpida y decir que es estúpida toda la religión. El Dios del que habla Saramago no es el Dios judío, ni el cristiano, es la interpretación de Saramago, o mejor, el Dios de Saramago, estúpido y absurdo, imagen y semejanza de su creador. El Caín de Saramago tampoco es el Caín de la Biblia, aunque por la violencia y la amargura, el Caín de la Biblia es muy parecido a Saramago mismo, culpando a Dios de sus estupideces en lugar de admitirlas y corregirlas.
Espero que no piense que esto que digo es una "crucifixión", son sólo las conclusiones pacíficas y serenas de sus propias palabras.

Escrito en Roncuaz por José Manuel Rodríguez Canales

9 comentarios:

  1. Es dificil aceptarlo pero hay personas que encuentran la verdad y hacen de todo con tal de que los demás no la encontremos.

    Por eso uno debe de buscar más haya de lo que las personas nos pueden mostrar, más haya de lo que la historia nos puede contar.

    Es muy dificil que el ser humano encuentre la verdad porque la verdad es la que encuentra al ser humano.

    Me gustaria compartir unos videos que hice con usted.

    YouTube/Canal: Muzicatolica
    http://www.sedconsolacion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Lo de siempre,sabios que se ahogan en su intelecto. Ciegos proclamdo luces.Basta que se les premie para creerse poseedores de la verdad.Cada vez me doy cuenta del valor de las palabras de Jesús: "Si noshaceis como niños...."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un par de reflexiones a bote pronto.

    Cuando intelectuales y ateos hablan del Dios del Antiguo Testamento es posible que lo hagan con razón de ser. Muchos discursos de los que nos llamamos católicos están llenos de teología de este Dios (me refiero al Dios que aprieta pero no ahoga, al que pone en aprietos como a Abraham,etc...) y no del Abba de Jesús.

    Ya se que para los católicos hay que leer la Palabra desde Jesús y desde el magisterio de la Iglesia pero en muchos discursos todavía se sigue escuchando esto.

    Otra reflexión... El conocimiento exegético ha avanzado un montón y parece que estos intelectuales no han avanzado al paso de la exegesis.

    Otra reflexión... Este tipo de manifestaciones de los intelectuales me lleva a plantearme la necesidad de formación permanente que necesitamos los que nos llamamos católicos. ¿Tenemos recursos y sabiduría para contrastar estas declaraciones? ¿Vivimos un Dios-Padre cómo el de Jesús de Nazareth?

    Última Reflexión: Como comenta Ángel tal vez no baste sólo la inteligencia o saqbiduría intelectual. La sabiduría del corazón puede hablarnos de otro Dios, el Dios-Padre de Jesús de Nazareth.

    ResponderEliminar
  4. Nunca deja de asombrarme el que los que más dice que no creen en Él, más hablan sobre Él. Por algo será. Yo fui comunista, rodeada de comunistas y nunca dejé de creer que Dios existía, aunque cerré los ojos y los oídos para que no viera mis equivocaciones ¡qué ingenuidad!.
    Sólo cuando le llamé, le abrí mi corazón y entendí ue sólo quería amarme, fui felíz. Ruego todos los días mantenemerme en su presencia, aunque a veces me cueste o siga cayendo, ya se que Él tiene su mano siempre dispuesta a levantarme. ¡Bendito sea Dios, que nos ha redimido!.....

    ResponderEliminar
  5. No es por nada, pero por comentarios como estos es que cada vez creo menos en Dios...

    ¿Porque solo Dios es la verdad? ¿Porque esta bien que el vaticanos nos diga que hacer mientras tapan las cloacas de todos los pederastas ante nuestros ojos?

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por sus comentarios.

    SCJM: profunda expresión que dice: "la verdad es la que encuentra al ser humano". Sí, a veces intentamos callar la voz de Dios en nuestro interior, pensando que con eso somos originales o grandes sabios, pues pensamos diferente como los demás, no nos damos cuenta de que es evidente el amor de Dios en tantas cosas, situaciones y modos, que a veces por nuestra cerrazón no aceptamos y no los vemos como lo que son, pruebas del amor de Dios.

    Angel: fueron algunos de los grandes sabios doctores de la ley y fariseos como también escribas los que no reconocieron a Dios en la persona de Jesucristo, ellos que eran los más iluminados estaban en tinieblas,sin duda lo que usted dice, citando a Cristo, es cierto, pero no porque ser sabio sea malo, sino el serlo con soberbia y pedantía, si así lo somos estamos siendo caricaturas de sabios.

    Gizatar: gracias por su iluminador cometario totalmente de acuerdo. Quizás damos pie para que se hablen sandeces por nuestras caricaturas de fe que a veces nos hacemos, que Dios nos guíe e ilumine para entenderle y testimoniarle tal y como él quiere y merece.

    Acuarius: hermano bienvenido siempre a nuestro blog, aunque concibamos de modo distinto en ciertos puntos el cosmos, en el fondo tenemos una gran coicidencia: el creer en que podemos encontrar paz en nosotros a través del ser superior.

    Marisela: conmovedoras palabras, de alguien que vivió, o intentaron que viviera el ateísmo, pero usted tiene un corazón sincero y por ello nos puede compartir su experiencia.

    A todos los que hasta este momento han comentado, bendiciones y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Respecto al comentario del amigo que se hace llamar "el que siempre cae mal":

    El vaticano no tapa las cloacas de los sacerdotes pederastas, es más, habla de "cero tolerancia" respecto este tema.

    Ahora bien, antitestimonios siempre hay, no es lo ideal, sin duda, pero la triste realidad es esa, pero más triste es pensar de que por que alguien que anuncia la verdad y no vive en ella, por eso la verdad no es verdad o ya yo tengo la excusa de no cumplir con la verdad. De ser así el médico que se enferma no debería ya dar recetas médicas, pues ha sido incapaz de sanarse, el maestro que ignora algún tema o dato sobre un tema, no debe dar clases de lo que si sabe. la verdad es verdad porque es verdad, no porque alguien la acepte va ser verdad, tal vez dejará de ser verdad aceptada, pero verdad a la larga; no porque alguien no la viva dejará de ser verdad, quizás verdad vivida, pero verdad al fin y al cabo. El no querer aceptar la verdad, o peor aún, el pensar de que no hay verdad en la Iglesia y que por ello no tiene autoridad por ciertos antitestimonios es un gran error. Ya Jesús lo decía de los que hablan con verdad, pero que no viven con, por y en ella, de los fariseos: " hagan lo que ellos dicen y no lo que ellos hacen" ( Mateo 23,3)¿por qué? pues porque lo que ellos dicen es verdad aún cuando no lo viven, eso, lo que transmiten no deja de ser verdad, por ello es necesario "hacerlo". Qué los curas deben dar buen ejemplo, pues sí, no lo negamos, pero eso no me hace a mí justificable para negarme a la verdad,el que no cumpla con la verdad se atendrá a las consecuencias, sin duda, como bien lo expresa el mismo Jesús en Mateo 23, 13-36.Por eso mi deber es "hacer" la verdad, en otras palabras, vivir la verdad.

    Y ojo no es el vaticano, es Dios mismo a través del magisterio de la Iglesia,el que nos guía, este es un punto que se podría tratar en otra oportunidad.

    Respecto al por qué Dios es la única verdad, pues porque él no tiene la verdad él es la verdad misma.

    En otras palabras:
    1)En las cosas hay grados de perfección: en el universo se encuentran cosas más o menos buenas, más o menos verdaderas, más o menos nobles, etc. y el más o el menos de una perfección se dice de las cosas (res) en la medida en que se acercan o seperan de lo que es máximamente la suma perfección.Por tanto, hay algo que es máximamente verdadero, bueno, noble, etc, y, teniendo en cuenta que la verdad y el ser son convertibles, o sea se identifican, hay algo que es máximamente ser, o sea, máximamente verdadero.
    2) Ahora bien, lo que se dice máximamente en algun género es causa de todos los que están en aquél género...
    3 )por tanto, hay algo que es causa de ser, de lo verdadero, de la bondad y toda perfección de las cosas, y a este algo, que es en el fondo Alguien, le llamamos Dios, Suma Bondad Y Sumo SER, como SUMA VERDAD.

    Ahora bien, toda perfección se reduce a "actus essendi"(acto de la esencia, de lo que una cosa es).En este sentido toda perfección se resuelve en el acto de ser y cualquier discurso metafísico nos remite siempre al "esse" (ser).
    Los grados de perticipación en cualquier otra perfección se reducen a grados de participación en el "actus essendi", pues éste es el acto constitutivo intensivo de todo lo que es, además, sólo él es puro acto sin mezcla alguna de potencialidad, o sea, sin mezcla alguna de llegar a ser o otro ser más perfecto, porque es la perfección pura, de suerte que es el único acto o perfección capaz de subsistir separado de cualquier potencia. El acto/forma es acto en relación con la potencia/meteria, pero es potencia en relación con el "actus essendi" que lo constituye en el ser, por eso conviene advertir que, aunque se hable de perfección nos estamos refiriendo a la perfección "actus essendi".

    ResponderEliminar
  8. Tomando como eje de prueba el acto de ser, no son necesarios, según Santo Tomás de Aquino, otros pasos, basta contemplar atentamente el sentido metafísico de los términos que se utilizan:
    a)En las cosas hay grados de participación en el "actus essendi", las cuales consisten en que se acercan (o seperan)a lo que es máximamente el "actus essendi", lo cual implica que hay algo que realmente es máximamente el "actus essendi".
    b)Ahora bien, lo que se dice máximamente en el género/orden del "actus essendi" es causa de todos los que están en ese género/orden, pues lo que sólo en parte tiene el "actus essendi" -sin serlo de modo absoluto-no da razón de su participación en él.
    c)Por tanto, hay que afirmar que hay un "Actus Essendi" supremo que es causa del "actus essendi de las cosas y como se ha dicho que el ser es convertible con la verdad, pues para que una cosa sea verdad lo primero que tiene que tener es ser, o sea, que exista, sino no es, es falsa, porque no es.

    De este modo, la noción de "actus essendi" de Santo Tomás unifica y supera la noción de "perfección seperada" de Platón -Dios como Idea Suprema Subsistente- y la noción de acto puro- de Aristóteles- y nos conduce directamente a afirmar la existencia de Dios con la exresión más perfecta posible: "Esse est", Dios somo ESSE SEPARATUM, ESSE SUBSISTENS; ACTUS ESENDI.
    y por todo ello la Verdad en esencia, sólo es es la Verdad plena, los demás seres son verdaderos por participación a él.

    Amigo y hermano que se hace llamar "El que siempre cae mal", agradezco tu vista, pero creo que no es por los comentarios como los que aquí se vierten que tú crees menos en Dios, no, es porque no quieres aceptarle.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

Bienvenido o Bienvenida a Gaudiumlux.Tus comentarios nos enriquecen.Déjanos aquí tu opinión. Gracias