11 feb. 2010

¡Atrévete a ser termostato!


Decía M. L.King: " Muchísima gente, y los cristianos en particular, son termómetro que registran o marcan la temperatura de la opinión de la mayoría; no termostátos que transforman y regulan la temperatura de la sociedad".

Soy termómetro:cuando sigo la moda degradante,cuando me limito a criticar sin hacer nada propositivo; cuando en mi manera de vivir, procuro que la fe no se me note;cuando no sé sobreponerme a las dificultades; cuando pierdo mis ideales por la dificultad que supone el luchar por ellos, o porque simplemente me dejo escandalizar y desanimar por el mal ejemplo de los demás; cuando siempre, a pesar de lo bueno que existe, me fijo en lo malo o pienso en lo malo que puede venir más que en pensar en lo bueno que puedo hacer para evitar que venga cualquier tipo de mal.

Soy Termostato: Cuando digo las cosas y actúo; cuando hago lo posible por ser coherente con mi fe;cuando siembro optimismo a mi alrededor; cuando piedra a piedra, como la casa, voy creciendo como persona; cuando se valorar lo bueno en los demás; cuando se aceptar mis errores con madurez sin echar culpa a los otros de ellos; cuando me desvivo por hacer el bien a los demás; cuando se corregir y alentar alque se ha equivocado; cuando acepto la corrección de mi propios errores.

Hay tantos modos de ser termómetros, o sea, tantas actitudes que nos hacen caer en el apoltronamiento de dejarnos influenciar por lo malo de nuestro entorno, pues el térmometro lo que hace es captar el calor del entorno sin más.

Pero hay tantos modos también de ser termostátos, o sea, tener actitudes que puedan transformar el ambiente de nuestro entorno, pues el termostáto transforma el calor del entorno.

¡¡¡Atrévete a ser termostato y no termómetro, transforma, anima, ilumina , vivifica a tu entorno!!!.

3 comentarios:

  1. Realmente no debemos perder de vista que nuestra fe no tendría ningún sentido si no sabemos llevarla a nuestro alrededor. Si la luz y el calor que en ella encontramos no sabemos entregarla a los demás. Nuestra comodidad no debe ser la de esperar que las cosas vengan, hay que salir al encuentro, hay que levantarse de ese sofá en el que nos sentamos simplemente a observar. ¡Que gran reflexión! Unidos en la oración.

    ResponderEliminar
  2. Más que interesante las figuras que utiliza; pues me adhiero al deseo de ser "termostáto", aunque esto signifique lucha continua por ser cada día un poco mejor. A ver con qué nos sorprende en la próxima entrada...

    ResponderEliminar
  3. Querido padre Enrique: espero que cada dia me transforme más en termostato. Gracias por el comentario en mi blog, le cuento que en el taller de oración recordé a todos los católicos que van por la red llevando la luz de Cristo, como los blogs de Angelo, Militos, Roberto, Arcendo, Ud y todos los que conocemos y sería largo mencionar. Dios me habla a diario y me exige cada vez mayor compromiso y eso me impulsa a seguir más allá de mis limitaciones o necesidades, gracias a Él y por Él, pues yo sola no podría. Como decimos en los cursillos: ¡Jesucristo y yo somos mayoría absoluta!
    Un abrazo y seguimos rezando por el pueblo haitiano.

    ResponderEliminar

Bienvenido o Bienvenida a Gaudiumlux.Tus comentarios nos enriquecen.Déjanos aquí tu opinión. Gracias