23 may. 2015

¡¡¡Mons. Romero, Beato y mártir!!!


Mons. Romero es beato, ¡¡¡el beato Mons. Romero!!! Su martirio es fuente de esperanza para millones de salvadoreños, pero también para todo cristiano del mundo, para todos los pobres, desprotegidos, marginados.
 
Con el mártir Romero, aprendemos que nuestra fe no queda circunscrita a nuestra hora en la misa, a nuestros momentos personales o comunitarios de oración. Además, está el testimonio de vida. La lucha por transformar nuestro entorno. Un cristiano no puede aspirar a proclamar su fe solo en la Iglesia, es necesario también hacerlo en los entornos sociales en donde no solo se rechaza a Dios con las palabras, sino también con los hechos. Pues como nos enseñaba nuestro mártir “de nada sirven estos actos de culto divorciados de la vida diaria. La Iglesia tiene que predicarle al hombre que en los asuntos temporales tiene que pensar en que hay que dar cuenta a Dios” (Homilía, 12-11-1978)
 
El martirio de Mons. Romero, nos habla también de una Iglesia, no anclada en el poder de este mundo, sino en el poder del servicio, que es el poder de Cristo. Solo siendo puente para los demás, solo siendo mano extendida, solo siendo palabra oportuna, somos actualización del amor de Dios para quienes creen y no creen. Hoy ha sido beatificado Mons. Romero, como salvadoreños regocijémonos, como cristianos también. No olvidemos, sin embargo, que esto es solo el inicio, un impulso para nuestra fe y compromiso con la historia. ¡¡¡Beato Mons. Romero, ruega por nosotros!!! ¡¡¡Mons. Romero vive!!!
 
 
 

2 comentarios:

  1. Alabado sea Dios, querido hermano, por esta bendición, por esta Gracia que se nos ha concedido.
    Pastor, hermano y mártir, seguirá siendo incadescente señal de auxilio para el pueblo salvadoreño, para Latinoamérica y para toda la Iglesia.

    Y aguardaremos con serena esperanza se reconozcan también los méritos del padre Rutilio, de Manuel y de Nelson, del padre Ignacio y de tantos otros, santos y santas de nuestrps pueblos

    Un abrazo

    Paz y Bien

    Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Respetable hermano Ricardo, un saludo hasta la gran patria Argentina. Dios permita que dentro de un tiempo celebremos la canonización del Beato Mons. Romero. El proceso del padre Rutilio ya está iniciado, esta en la fase diocesana. El de los demás sacerdotes y catequistas, aún no, pero ya se han iniciado las mociones primeras por parte de la Conferencia Episcopal salvadoreña. Dios permite que el ejemplo de estos hermanos nuestros sea un fuente de madurez para nuestra fe cristiana en estas tierras y en el mundo. Bendiciones hermano, bendiciones.

    ResponderEliminar

Bienvenido o Bienvenida a Gaudiumlux.Tus comentarios nos enriquecen.Déjanos aquí tu opinión. Gracias